• Maurizio Bernabei

Hotel Real Balneario Carlos III: Restyling.

Proyecto de interiorismo para dar nueva vida a un Hotel Balneario histórico.




Este proyecto ha sido un gran reto: dar nueva vida a un espacio muy funcional, demasiado aséptico y poco acogedor.

Suelos de pizarra negra, columnas negras, maderas oscuras: las escaleras principales, los pasillos de las habitaciones entre grises y marron oscuro.

Esto es el moodboard de colores que me encontré:



Lo tenía claro: mi objetivo sería de trasladar los colores de la naturaleza alrededor, dentro de los ambientes del hotel.




Mi inspiración, ha sido el lugar mismo, el parque natural del rio Tajo.

Como materializar la naturaleza en un lenguaje clásico y contemporáneo a la vez?

Que es atemporal en estos tiempos? Cual es la tendencia?

Para contestar a estas preguntas, la vida en la ciudad de Madrid cada día me da miles de respuestas.

Bares como el Clavel en la Granvia demuestran que una elegancia atemporal existe.

No tenía que olvidarme del nombre y del apellido del Hotel: Real Balneario Carlos III.

Así que decidí trasladar el aire atemporal del Palacio de Cristal del Parque del Retiro,

introduciendo el tema geométrico de los arcos para jugar con un trampantojo.

Las zonas públicas del hotel necesitaban un aire fresco, una remodelación que inspirara ligereza, elegancia y un toque contemporáneo y “trendy”.

Todo aquí es efímero: el efecto de ligereza del volumen central de cafetería y recepción, con las falsas ventanas, y su invernadero imaginado… los arcos del papel pintado diseñado ad hoc para el espacio, es la escenografía que crea un falso porche de arcos clásicos, iluminado exactamente por la misma luz que da por la tarde en el salón…

Techos retroiluminados en papel, lamparas en origami de papel, ventanas iluminadas donde había el bloque central de servicios, un volumen madera oscura, que ahora es el elemento que acoge y acompaña el cliente a visitar el espacio renovado, en el recorrido entre recepción y cafetería.



El estudio de la paleta de colores ha sido fundamental: los tonos terracotta y rosas del salón se complementan y se equilibran con los tonos verde azules de la cafetería, para representar la tierra y la naturaleza del entorno del Tajo, el rio que acompaña y abraza a todo el complejo turistico del pueblo de Trillo.





1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo